Archivo | El muelle RSS feed for this section

¿Podría acabar un virus con la especie humana?

6 Feb

De forma periódica, nos vemos sacudidos por crisis sanitarias: la gripe A, el síndrome respiratorio agudo y severo (SRAS), la gripe aviar… Pero ¿puede surgir una especie de supervirus que acabe con todos nosotros?

“El exterminio de la raza humana por este medio es muy improbable”, sentencia Luis Enjuanes, uno de los mejores virólogos españoles, que investiga en el Centro Nacional de Biotecnología, del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). Para empezar, la humanidad tiene un fondo genético muy variado que condiciona la acción del virus: siempre habrá supervivientes. “La respuesta oscilaría entre la resistencia absoluta y la susceptibilidad total”. Por otra parte, lo más estúpido que puede hacer un virus es matar, ya que así elimina al transmisor que hace posible su propagación. Ejemplo de un virus inteligente es el VIH, que produce el síndrome de la inmunodeficiencia adquirida, una enfermedad muy lenta, ya que tarda en aparecer diez o doce años sin acabar con el individuo -el cual puede seguir contagiando a los demás, sin saber que está infectado-. En el otro extremo está el ébola, que tiene una mortalidad muy alta y, en palabras de Enjuanes, es un virus torpe, al matar tan rápidamente. Sin embargo, si fuera posible que una enfermedad arrasara con los 7.000 millones de personas que habitamos el planeta, “ya nos habríamos muerto”, asegura este experto. Para que un microorganismo invasor sea extremadamente peligroso, tiene que ser muy virulento, contagiarse de persona a persona y por el aire. En la famosa pandemia de gripe de 1918, la peor de la historia de la humanidad, murieron treinta o cuarenta millones de personas, lo que supuso el 1,8% de la población. Eso significa que más del 98% sobrevivió. En opinión de Enjuanes, el candidato más peligroso y letal en la actualidad es el virus H5N1, el de la gripe aviar. Tiene una mortalidad del 60% en aves y pollos. Y hubo unos setecientos casos de contagio en humanos por contacto directo, de los que murieron la mitad. Pero, por suerte, el H5N1 no se transmite de persona a persona, ni por el aire.

Fuente: www.muyinteresante.es

 cargaydescarga_articulo_virus_vih_sida_3d_01cargaydescarga_articulo_virus_vih_sida_3d_02cargaydescarga_articulo_virus_vih_sida_3d_03

Las imagenes corresponden al modelo en 3D más detallado realizado hasta la fecha del temible virus del VIH, responsable del SIDA.

La imagen ha ganado el primer premio para ilustraciones de la edición 2010 del concurso internacional del Reto de Visualización de Ciencia e Ingeniería, organizado por la N.S.F. y la revista Science.

El concurso trata de encontrar formas gráficas llamativas y estimulantes de hacer llegar la ciencia al gran público. La imagen ganadora se la debemos a un equipo dirigido por el ruso Ivan Konstantinov, que analizó datos publicados en más de un centenar de revistas científicas para digitalizar el VIH del modo más verídico posible.

El corte triangular muestra como el virus se integra en la célula para convertirse en una fábrica de virus.

 


¡Te puede interesar esto tambien!

 

Sir Roger Moore: “Soy el mejor intérprete de James Bond”

17 Nov
El actor inglés causó revuelo al afirmar que ninguno como él ha sabido encarnar al célebre Agente Secreto 007. Además, descalificó las actuaciones de Sean Connery, el Bond más popular, y de Daniel Craig, actual intérprete del espía.

muelle_roger_moore

Moore tiene fama de sencillo, pero si le nombran a James Bond se le sale lo presumido. Fue así como en una charla en la Universidad de Cambridge no tuvo pudor en afirmar que, además de ser el actor que más cintas ha protagonizado de la franquicia, siete en total, es el mejor intérprete del célebre agente secreto.

Además de echarse flores, criticó a los otros actores que han encarnado a Bond. Para muchos, Sean Connery, el primer 007, es el más genuino. “¡Condenado de él!”, dijo Moore, medio en serio, medio en broma, en el 2008, al reconocer que fue quien inició y definió el rol para cine hace casi cincuenta años. Pero en sus recientes declaraciones en Cambridge aseguró que siempre le ha costado trabajo descifrar su acento escocés. “Sean es un buen actor, lástima que no le pueda entender lo que está diciendo”, explicó.

Moore, quien sucedió a Connery como Bond en 1973 y lo interpretó hasta 1985, también comentó que Quantum of Solace, la más reciente secuela de la serie, no le gustó porque “parece un largo comercial desarticulado”. Y dijo que Daniel muestra una faceta poco refinada del agente y lo deja ver vulnerable, defectuoso y capaz de cometer errores, algo impensable cuando él lo encarnó. “Pero era el Bond que el público quería”, concluyó.

A sus 84 años, el actor justifica sus críticas en su interés personal. “Me siento su protector”, escribió en el 2008 en un artículo para The Times, de Londres. Ya en esa ocasión dejó claro su parecer de que nadie como él le dio vida al espía, al recordar cómo en el estreno de Muere otro día, en el 2002, se dieron cita cuatro 007, nombrándose de primero: “Yo, Pierce Brosnan, Timothy (Dalton) y George (Lazenby). Al contrario de lo que se pudiera creer, no hablamos de cómo interpretamos al personaje. Cada cual, a su manera (…) respeta el trabajo de los otros. Ese respeto prohíbe los análisis mutuos, aparte de que todos saben que he sido el mejor Bond”.

Cuando Connery se retiró, a Moore le ofrecieron remplazarlo en una película que se rodaría en Camboya. Pero la violencia en ese país dio al traste con el proyecto, “dejándole el camino libre a un australiano desconocido llamado George Lazenby para encarnar a Bond en Al servicio secreto de Su Majestad, en 1969”.

En 1973, cuando obtuvo su primer papel en la saga, en Vive y deja morir, su gran reto fue diferenciarse de la honda huella de Connery. Con Moore, 007 se volvió algo distinto, temeroso de las armas, por lo cual reducía a sus enemigos con frases jocosas antes que con puños, como lo hacía su antecesor. Los libretistas eliminaron las líneas propias de aquél, como “Martini; batido, no agitado”. Pero frases como “Bond, James Bond”, sí permanecieron inevitables, “aunque tuve claro que debía decirlas sin acento escocés. Resolví no tomarme el personaje muy en serio y hacerlo más frívolo y provocador. Lo apropié a mi personalidad y limitada habilidad para actuar y fue así como me siguieron contratando. Reinvención, mas no recreación, esa es la clave de la longevidad de Bond”. Y tiene razón, pues en medio siglo en el cine el agente ha refutado siempre los rumores de su inminente desaparición, ha recibido 4,5 billones de dólares en taquilla, ha rencarnado en siete actores y en el 2012 ha llegado a su cinta número 23.

Por otro lado, Moore habla bien del actual Bond. “Me encanta ‘Casino Royale‘ y Daniel Craig. Es un actor maravilloso y ciertamente el mejor que ha interpretado a Bond”, escribe Moore en su libro Bond on Bond, que además señala que el último agente secreto de la franquicia es el que mejor “complexión” tiene de todos.

A pesar de sus alabanzas a Craig, el veterano Moore reconoce que le gustaría ver más humor en la siguiente película, “Skyfall“. “Creo que ‘Skyfall‘ va a tener más humor que ‘Quantum of Solace‘, algo que me parece muy buena idea”, señala Moore en su libro de memorias.

En sus reflexiones sobre la industria y las películas del agente 007, Moore explica que “aunque había productores muy pendientes de lo que hacíamos”, él nunca se lo tomó en serio. “No creo que me tomara nada en serio, excepto cobrar cada viernes, señala el actor que reconoce además que nunca ha utilizado un método de actuación.